08/01/2018
Mucha agua en el derbi femenino entre Rioja y Unica.


Esta es la crónica que nos enviaron desde La Única Neskak, de su partido a domicilio frente al Marzola Rioja. Además de la crónica, podéis consultar los números que arrojó este partido en el documento adjunto.

 

Tras la tremenda nevada del día anterior, se dudó sobre posibilidad de jugar este partido, que finalmente se disputó con una temperatura no excesivamente fría, pero sobre un terreno de juego lleno de agua, que ayudó a cometer más imprecisiones de las habituales.


El ritmo fue bueno, con un Rioja que defiende mucho y presiona más. La Única, con dominio en la posesión, no encontraba como hincarle el diente al equipo local, y tanto con trabajo de delantera, como transmitiendo el balón, no acababa de plasmar su superioridad en el marcador.


El día tampoco acompañaba para realizar muchas florituras y se cometieron bastantes errores de manos, por ambas partes. Eso sí en varios chispazos en jugadas colectivas navarras, las verdes se adelantaron y transmitieron más tranquilidad.


La intensidad iba oscilando, y en el momento que La Única se relajaba, las del Rioja intentaban sacar provecho. Durante esos momentos, incluso costaba ver a los apoyos en las entradas en penetración de alguna compañera.


En esta primera parte, cuando las de la peña, movían el balón conseguían concentrar al equipo contrario y abrir grandes espacios en las bandas, sin embargo, la movilidad del balón no era lo suficientemente rápida como para desbordar.


Aun así, las alas y la zaguero, avanzaban buenos metros en los uno contra uno.


El Marzola Rioja, centrada en sus labores defensivas, presionaba muchísimo las salidas del balón y las verdes no encontraban manera de jugar con esa circunstancia. Pero el movimiento del balón era elevado y las locales fueron pagando el esfuerzo, costándoles cada vez más, recolocarse y recuperar su posición.


Al descanso, después de 45 minutos jugados, se fueron los dos equipos con un marcador de 0-22. Sensaciones agridulces, pero con el punto bonus en el bolsillo, en caso de conservar el resultado.


El árbitro compensó el tiempo de más aplicado en la primera mitad, disputando solamente 25 minutos en la segunda contienda. Esto impidió que algunas de las jugadoras de La Única pudieran disponer de minutos. El banquillo es amplio y hay jugadoras que, con su rigor entrenando, están pidiendo jugar a gritos. Hay compañeras con muchas garantías.


En esta segunda parte, La Única perdió, por momentos, el control del partido, y se entró en una fase de continuos cambios de posesión, sin hilvanar una jugada con más de dos fases. El equipo se esforzó en labores defensivas, estando correctas en el placaje, pero suspendiendo en la presión. No se sube.


A pesar de ello, las visitantes, consiguieron que en un nuevo partido, su zona de ensayo no fuera invadida.


Hay un buen juego colectivo, con un conjunto que posee muchos recursos en ataque. Las nuevas jugadoras van entrando en el equipo y van demostrando una buena evolución. Pero, se debe seguir trabajando.


El próximo partido, en un enero repleto de encuentros, es este domingo en la UPNA, a las 11.30h, contra un equipo debutante en la liga vasca, el Ordizia RE.


Descargas

Leer más noticias